Desastre completo

Un sastre que te haga tu ropa o que te ajuste la que compras hecha, siempre será un gran aliado del buen vestir. Y ni qué decir de un peluquero amigo para que siempre te mantenga “al pelo”.