Los hombres y el color

Desde niños oímos que el rosado era para las niñas, azul para los niños y el amarillo para los dos. Los colores no tienen sexo. Atrévanse a usarlos sin miedo alguno, eso si de acuerdo a los que mejor les queden.