¡No quiero mirar!

Recuerden que mostrar mucho carece de elegancia.