Ojo al frio

Pocas cosas son tan incómodas, para quien mira, como unos pezones a punto de disparar. Existen trucos para disimular esta molestia: la primera es el brassiere, pero si la erección persiste hay adhesivos y apósitos que le ponen punto final al problemita.