Tallas forzadas

Nunca he entendido a quienes compran una o dos tallas menos de la que es, así como tampoco entiendo a los que usan una o dos tallas más. Ambos son errores garrafales. Un secreto del buen vestir es que la ropa quede como hecha a la medida.