Le falta a la falda

Con diez centímetros más, la falda se hubiera convertido en una muy elegante y más apropiada para ir a la oficina. Lástima.