Como no ir a la oficina

De solo pensar que todo el día me toca ver ir y venir este jean lleno de rotos y de adornos y con esos bolsillos “desjetados”. Repito: entre más sencillo el jean más bonito y mejor se ve, sobre todo para la oficina.