¡Ni Dios que la salve!

Uno puede estar vestido del mejor diseñador del mundo, pero con el pelo sucio, grasoso, descuidado y desgreñado, de nada le vale.