Y que se quede en el gimnasio

Lo pude haber repetido mil veces y lo vuelvo a decir: La ropa de gimnasio no es para la calle.